Gestión de conflictos: ¿Qué puedo hacer mejor ante una discusión? 3 acciones claves

“Respira y cuenta hasta 10 antes de hablar” esta frase la hemos escuchado de niños. Y es que parece ser que se nos fue olvidando al pasar los años. Vamos creciendo y en el camino comenzamos a tomar acción basados en nuestros miedos, juicios, creencias y todo ese mundo emocional que a cada uno nos acompaña.

La mayoría de conflictos en el mundo se originan por el ego, el “yo tengo la razón”, “es mío”, “yo primero” y podría seguir listando. Del otro lado encontramos el amor y desde ahí la elevada consciencia y felicidad. Desde ahí que decimos que el amor mueve al mundo (ojalá así sea).

Antes de tomar una decisión pregúntate desde dónde viene: ¿Desde el ego o desde el amor?

A continuación, quiero compartir contigo 3 acciones claves que puedes empezar a realizar desde tu posición para gestionar el conflicto en un intercambio acalorado:

1. Escucha, respira y responde

Escucha conscientemente al otro: observa sus gestos, su mirada, su tono de voz el detalle de cada palabra y muestra un interés real en lo que te dice. Respira profundamente para digerir esta información, toma como referencia palabras claves que utilizó y brinda una respuesta justa y segura. Responde en vez de reaccionar.

2. Una pausa necesaria

La regla del silencio incómodo es una herramienta aplicada por muchos líderes a nivel global. Es importante tomarte el tiempo necesario antes de poner tus palabras sobre la mesa. Piensa en el resultado a largo plazo y evita pisar el palito por los resultados a corto plazo (que generalmente vienen desde el ego mal gestionado).

Steve Jobs una vez tardó casi 20 segundos en responder a un ataque personal, dando una respuesta perfecta. Estaba en un escenario cuando se la hicieron; bebió un sorbo de agua, quedó pensando unos segundos…, otros segundos de reflexión… hasta que arrancó. Primero le dio la razón (en parte) a su interlocutor. Luego explicó el panorama general de la situación, destacó sus logros sin olvidar sus vulnerabilidades, aplaudió a su equipo y terminó con una motivación que ganó los elogios del público. (Fuente: Forbes)

3. Observar belleza de todo ante ti

No es nada mítico. Sino más bien es mirar en perspectiva:

  • El mundo emocional del otro y reconoce desde dónde viene la información que te trae: desde el miedo, desde la frustración, etc.
  • La situación. No es contra ti ni contra la persona. Orientación a la resolución del problema.
  • El problema. Cuando lo tenemos muy cerca se nos dificulta ser proactivos para encontrar solución y tendemos a ser más bien reactivos lo que generalmente nos trae un conflicto sobre el conflicto.
  • El lado bueno de las cosas. Acentúa lo positivo.
  • Tu responsabilidad. ¿Qué puedes hacer mejor desde tu posición?
  • El aprendizaje. ¿Qué aprendemos de esta situación?

En definitiva, con información podemos hacer las cosas mejor. ¿Qué te parece? Cuéntame que me encanta leer lo que comparten.

Si quieres saber más herramientas de desarrollo personal y profesional te invito a ser parte del programa integral de habilidades blandas para ejecutivos. ¡Estaré feliz de verte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!
Abrir chat
Estamos en linea para atenderte
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?