El secreto para bajarle el volumen a la voz del juicio

El juicio es esa historia contada por nosotros basada en nuestro conocimiento previo sumado a nuestras creencias, patrones y emociones.

Cada vez son más nuestros juicios que nos boicotean en el camino de ir por una mejor versión. “Yo soy así y no voy a cambiar”. Adicionalmente, más personas están dedicándole energía a lo que otras personas están siendo, haciendo o diciendo: “Qué habrá hecho para lograrlo”, “Debería…”, “Viste que hizo…” y etcétera. En este camino vienen las comparaciones: “Él se ha ido allá y yo nunca he podido”, “Ella tiene…. y yo….” y así viene el juicio del juicio: juzgo a otros por lo que hacen, tienen, piensan, dicen, creen y son; en paralelo me juzgo por lo que no hago, tengo, pienso, digo, creo y, por sobre todo, lo que no soy y me gustaría ser pero no me atrevo.

Nuestro juicio es en base a la punta del iceberg que vemos de otros. Sin embargo, no reconocemos su trabajo, sus miedos, renuncias y todo lo no visible.

Por eso pienso que el programa de coaching individual es un regalo, un valioso auto-regalo. En perspectiva podemos darnos cuenta de los juicios que traemos y atenderlos. En más de un programa he preguntado: “¿Qué consideras que está al otro lado del camino? (del juicio)”.

Algunas respuestas que se repiten con frecuencia:

  1. La compasión
  2. El amor propio
  3. Cuidar mi energía
  4. Prestar atención a mi proceso
  5. Entender que el otro es diferente a mi

Adicionalmente, otra pregunta: “¿Qué consideras que está del lado del juicio?” Algunas respuestas comunes:

  1. Envidia
  2. Ser egoista
  3. Compararme constantemente
  4. Miedo a no poder lograr o tener lo que quiero
  5. Sentir que yo soy mejor que los demás siempre (ego)

El secreto está en conocerte y reconocer, ¿Qué lado del camino te hace más sentido?. Darte cuenta que puedes cambiarle el guión a esa narrativa que no te está agregando valor ni tampoco está en línea a tu contribución. Dedícale tiempo a tu crecimiento y abraza el proceso. El secreto está en saber que eres suficiente.

“Nuestro miedo más profundo no es el de ser inapropiados. Nuestro miedo más profundo es el de ser poderosos más allá de toda medida. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que nos asusta. Nos preguntamos: ¿Quién soy yo para ser brillante, precioso, talentoso y fabuloso? Más bien, la pregunta es: ¿Quién eres tú para no serlo? “

Nuestro miedo más profundo, Marianne Williamson

Por último, quiero contarte que actualmente tenemos tres programas que ponemos a disposición para ti:

¿Estás listo para empezar? Cuéntame en los comentarios y accede a la primera sesión gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!
Abrir chat
Estamos en linea para atenderte
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?