¿El coach es un buen consejero?

Más de una vez escuché la pregunta: “¿En los programas de coaching individual que realizas, brindas una serie de consejos para hacer la vida más plena y feliz?”. En definitiva, no.

Muchas veces los consejos son en base a lo que a mi me gustaría, lo que yo haría en la posición del otro o, quizás, lo que recuerdo que hice cuando pasé por eso y me resultó hacer algo o aprendí algo que me gustaría compartir viendo que estás en una “situación igual a la mía”. Realmente, no hay situación igual a la mía. El mundo emocional del otro, los recursos y herramientas, sus creencias y miedos, son diferentes.

Es importante admitir que esto lo aprendí luego. En el año 2013 conocí a un grupo de coaches y cuando me dijeron que eran coaches… ¿Qué creen que hice? comencé a contarles mi “fracaso” en el amor (había terminado una relación larga y tenía el corazón, los planes y la vida… todo en conjunto un poco movido para ese entonces) y lo único que quería era que me dieran consejos. De hecho me dieron algunos pero… no desde el rol de coach. Luego, pasé por un proceso con una de ellas y comencé a entender un poco más todo. ¿Me ayudó? un montón.

Estamos llenos de respuestas de preguntas que aún no nos hemos hecho

  1. Entendí que es más preguntas que respuestas
  2. Con información podemos hacer las cosas mejor
  3. Es un proceso de aprendizaje profundo
  4. Se requiere compromiso y constancia

Por eso siempre es valioso que tengan toda la información necesaria antes de iniciar este proceso. Allí nace la sesión cero. Realmente marca la pauta. Hasta la fecha, debo admitir que más de una persona a iniciado el proceso un poco “incrédula”… a la segunda sesión se van dando cuenta. No hay nada más valioso que darse cuenta, reconocer lo que te funciona y te hace bien.

Un programa de coaching individual es un regalo. Un valioso auto-regalo.

El coaching es esa conversación que uno no tiene a diario. Una conversación entre amigas o amigos, con un familiar o con la pareja, definitivamente es diferente. En una conversación cotidiana surgen respuestas, preguntas, juicios, creencias y empiezas hablando de “a” y terminas hablando de “xyz”. Es natural, todos tenemos conversaciones cotidianas.

La labor del coach se centra en acompañarte en el proceso de aprendizaje de ti mismo, fortalecer o trabajar aquellos skills que no sabías que tenías o no estabas sacando el máximo provecho. En ese proceso, fortalecer tus habilidades blandas y conectar con tu propósito. Es muy frecuente escuchar “una mejor versión” como una frase muy cliché. Soy testigo que eso sí es posible.

¿Cómo serías tú en una versión mejorada? Con información puedes hacer las cosas mejor. Conecta con todo el potencial que está dentro de ti.

Te envío un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!
Abrir chat
Estamos en linea para atenderte
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?