Aprender a desconectarse: 4 acciones claves

¿No consigues desconectarte al culminar la jornada laboral?¿Te sientes presionado para contestar el correo que te acaba de llegar para tenerlo todo resuelto al día siguiente?¿Contestas llamadas del trabajo en tu tiempo libre? En definitiva, aprender a desconectar después del trabajo es todo un reto.

el 39% de los trabajadores se mantiene conectado al trabajo por iniciativa propia 

OBS Business School

Todo tu entorno se merece la mejor disposición y atención de tu parte. Merecen la mejor versión de ti. La nueva tecnología y la creciente competitividad y presión en el entorno laboral han difuminado esa línea entre la vida personal y laboral. Lo que hace casi imposible que las personas se desconecten de la vida laboral. Lo que no permite que descanses adecuadamente ya que tu mente sigue trabajando pensando en lo que tiene que hacer al día siguiente y cuando regreses al trabajo probablemente estés más cansado y agotado, lo que te incitará al error. Cada vez resulta más complicado desconectarnos del trabajo ya que lo tenemos de cerca: en nuestro celular y/o laptop. La coyuntura hace que el miedo a perder el trabajo cada vez más personas tengan la necesidad de dar a conocer que toda su energía está ahí a pesar de estar fuera del horario laboral.

 el 49% de los directivos esperan que sus equipos estén disponibles en cualquier momento

OBS Business School

Es importante que cada uno reconozca el alcance de su trabajo. Por supuesto, habrán momentos que se requiere de un tiempo extra para terminar un proyecto o entregable de manera urgente. Reconociendo lo urgente de lo importante. La satisfacción de un trabajo bien hecho compensará el esfuerzo y estrés acumulado. Sin embargo, no es saludable hacer uso de este estilo de trabajo de manera prolongada, es decir no podemos estar todo el tiempo pensando sobre la base de lo urgente. No es sostenible.

38% de los encuestados dice sentirse presionado para responder las llamadas de trabajo

OBS Business School

Es importante preguntarte: ¿Cuál es el costo de oportunidad? A qué le estás diciendo que sí y a qué le estás diciendo que no cuando no te desconectas del trabajo al culminar la jornada laboral.

Hay una serie de estudios que revelan como una mala gestión del tiempo entre la vida y el trabajo puede llegar a impactar de manera negativa en cada uno de nosotros:

  • Afecta al estado de ánimo
  • Ritmo cardiaco acelerado
  • Mala alimentación
  • Presión arterial alta
  • Altos niveles de estrés
  • Altos niveles de ansiedad
  • Disminución de nuestra creatividad
  • Impacta en nuestras relaciones interpersonales

Entonces, ¿Qué puedo empezar hacer mejor para aprender a desconectarme? A continuación, comparto 4 tips claves aplicables a tu día a día:

1.Desarrollar un ritual de desaceleración al final del día

No inicies proyectos importantes justo antes de marcharte a casa. Cuando dejamos tareas inconclusas permite que permanezcan en nuestra mente y ello irrumpe en nuestro descanso. Tampoco dejes todo improvisto. En lugar de detener bruscamente el trabajo utiliza los últimos 10 minutos de tu jornada laboral para organizar lo que estás dejando en pendiente para el día de mañana:

  • Lista todos los pendientes que estás dejando hoy para el día de mañana. No solo anotes las que “crees que te vas a olvidar”, te invito a anotar todas . De esta manera tu cerebro no tendrá que realizar el trabajo de recordar lo que tiene que hacer.
  • Utiliza resaltadores para reconocer lo importante, urgente y lo que aún no tiene una fecha definida. Esa claridad también ayuda a tu cerebro a agilizar la toma de decisiones. Ya sabrá por dónde empezar.
  • Puedes utilizar Google calendar para agendar reuniones con otras personas o recordar actividades/entregables importantes. Apóyate de las herramientas tecnológicas.
  • Utiliza Post-it (en un panel o cuaderno) o Simple Sticky Notes (en la laptop) para aquellos puntos importantes a recordar.

Este ritual ayudará a tu mente a entrar a un proceso de relajación y le estás enviando el mensaje de: “Ya hemos terminado nuestra jornada laboral”.

2. Realiza actividades que no tengan que ver con el trabajo

Tan pronto termines tu jornada laboral, coloca todo lo que tenga que ver con el trabajo fuera de tu alcance. Ahora empiezas otro rol: estar con tu familia, con tus amigos, en una clase o contigo mismo.

Es importante que realices un cronograma de la semana (de lunes a domingo) especificando actividades desde el inicio hasta el final del día. Incluye actividades personales y profesionales:

  • Al empezar el día recuerda: antes de dedicarle tiempo al mundo exterior, dedícale tiempo a tu mundo interior.
  • Al culminar la jornada dedícale tiempo a un hobby o pasatiempo
  • Si estás mentalmente cansado, evita aparatos tecnológicos
  • Cámbiate de ropa y ponte cómodo. No empieces y termines el día en pijama. Prepárate tanto para iniciar como para terminar la jornada.

Regálate 15 minutos para sentarte, relajarte y no hacer nada. No intentes resolver ningún problema referente al trabajo después de culminar tu jornada laboral. Recuerda que ya anotaste ese pendiente en tu agenda y le asignaste un tiempo para mañana.

3. Aplica mindfulness o atención plena

A continuación comparto una guía práctica de 5 pasos simples según el libro Inteligencia Emocional de Harvard Business Review para que puedas aplicar la práctica formal:

  1. Encuentra un lugar tranquilo y a solas donde puedas evitar las distracciones durante unos minutos. Por ejemplo, enciérrate en tu oficina y silencia el teléfono.
  2. Siéntate cómodamente, la espalda recta pero relajada.
  3. Concentra tu conciencia en el acto de respirar, permaneciendo atento a las sensaciones de la inhalación y la exhalación, y empieza de nuevo con cada nueva respiración.
  4. No juzgues tu respiración ni trates de cambiarla de ninguna manera.
  5. Considera todo lo que venga a la mente como una distracción (pensamientos, sonidos, cualquier cosa). Deja que se vaya y presta atención nuevamente a tu respiración.

Relajar el cuerpo. Utilizar la respiración a nuestro favor.

4. No te obsesiones con la idea de desconectar

Recuerda que aprender a desconectarse es un proceso. Eres humano. Si en algún momento un pensamiento relacionado al trabajo aparece, acéptalo y dile que este no es el momento y que ya le asignaste un tiempo para atenderlo el día de mañana.

El descanso es un beneficio para la productividad

Aprende a desconectarte y disfruta de los beneficios que nos regala el hecho de dedicarle tiempo de calidad a nuestros diversos roles:

  • Estabilidad emocional
  • Autoconfianza
  • Creatividad
  • Productividad

Dedícale tiempo a la persona más importante que te va a tocar conocer en la vida. Recuerda que puedes reservar tu primera sesión de coaching gratuita. ¡Estaré feliz de verte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!
Abrir chat
Estamos en linea para atenderte
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?