Todos somos maestros y aprendices

No importa cuán difícil, cuán inesperado, cuán indeseado, ya que aquel que ha llegado a mi vida, me invita a preguntarme: “¿Qué aprendo ahora?”

Hace unos días conversaba con una coachee y me contaba sobre sus respuestas hacia las personas nuevas en la empresa o las que tenían ciertas dudas, escenario en el que ella se sentía un poco “dueña de la verdad”. Me contaba que, la mayoría de veces, sus respuestas eran negativas, que tiene muy interiorizado el decir “no” sin explicación hacia la otra persona. Durante el proceso, con algunas dinámicas, logró tener perspectiva para darse cuenta de aquellas oportunidades de mejora.

Muchas veces me gusta hacer la dinámica de la película. Ese momento en el que vemos la situación como un tercero y nos da la oportunidad de preguntar: ¿Qué es lo que más te llama la atención de esta situación? ¿Cómo describirías esta escena? ¿Cómo consideras que reacciona “A” cuando “B” le hace una pregunta?¿Qué consejo le darías?

Otra dinámica que me encanta es la de role play: yo seré lo que describes de “A” y tú lo que describes de “B”. ¿Cómo te sentiste en esta situación siendo “B”? Si te diría que me brindes feedback de mi comunicación efectiva: ¿Qué me dirías?

Estamos llenos de respuestas de preguntas que aún no nos hemos hecho

Es valioso entender que las relaciones humanas mueven al mundo. Trabajemos en que, en su mayoría, sean buenas.

Todos tenemos 2 miradas: la de maestro y la de aprendiz. De hecho, en los programas de Profesionales con propósito hago la invitación de traer a cada sesión estos 2 roles que siempre nos acompañan. El primero nos brinda la oportunidad de compartir nuestro valioso aprendizaje con el mundo; el segundo, nos conecta con la novedad, la curiosidad, nuestro niño interior, activa nuestra escucha, nos regala la oportunidad de ser un futuro maestro y más.

En el momento de ponernos a disposición del otro para enseñar o aprender, no solo estamos participando en un acto de pertenencia que le da la vuelta al mundo, sino que estamos reconociendo que todos estamos conectados. Hay algo que puedo aprender de ti y, en algún momento, tú de mi. Una serie de valiosas relaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!
Abrir chat
Estamos en linea para atenderte
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?