¡Haz que suceda! ¿Cómo dejar de procrastinar? 4 tips claves

¿Has estado postergando un proyecto, una reunión o un entregable?¿La pereza te está haciendo procrastinar más de la cuenta?¿Quieres empezar algo importante pero no hay cuando empezar?

Nos distraemos con tanta facilidad en vez de trabajar en lo que sabemos que tenemos que hacer. En definitiva, la procrastinación nos perjudica y nos hace sentir culpables, pero a pesar de ello lo seguimos haciendo una y otra vez. ¡Tranquilidad! Por supuesto no eras las única persona a la que le pasa.

Pero… ¿Por qué pasa esto? Es que cuando nos encontramos ante una tarea que requiere esfuerzo de nuestra parte para realizarla, nuestro cerebro trata de ahorrarnos ese “sufrimiento” y ese gasto de energía que esta tarea o actividad requiere y centra nuestra atención en aquello que tiene una gratificación inmediata. El problema es que hoy en día estás distracciones están en todas partes: el home office, la tecnología y más. En pocas palabras, nuestro cerebro quiere lo fácil y gratificante ahora mismo, las tareas importantes son las que toman tiempo y nos permiten progresar pero nuestra mente prefiere darle prioridad a otras cosas. La aliada de la procrastinación: fuerza de voluntad.

Hoy en día, la procrastinación es uno de los retos más grandes en las personas.

Entonces, ¿Qué puedo empezar hacer mejor a partir de ahora? Comparto contigo 4 tips claves aplicables al día a día desde tu posición para hacer que las cosas sucedan y dejar de procrastinar:

1.Ponle fin a la distracción en 1,2 y 3 ¡Adelante!

Es importante reconocer la acción previa para empezar la tarea. Si necesitas empezar un entregable pero te encuentras viendo un video que no tiene nada que ver con el, reconoce ¿Qué necesitas hacer para ponerle fin a esta distracción? Puede ser ponerle pausa al video y asignarle un tiempo al culminar el entregable. Entonces, cuenta: 1,2,3 y ponemos pausa al video para empezar. Sé que suena fácil… y es que no necesitamos acciones complejas para generar un cambio. Lo que necesitamos es tomar acción. Este tip práctico realmente funciona. Yo lo aplico seguido ya que soy de las que se distrae con facilidad. ¡Inténtalo!

2. La pregunta: ¿Es una necesidad o un deseo?

Detrás de cada decisión está nuestra fuerza de voluntad. Pregúntate: ¿Es una necesidad o es un deseo? Cada decisión y acción que tomamos en nuestra vida tiene mucho que ver entre elegir lo mejor o lo más placentero. Coloca cada acción donde pertenece. Repetir esta pregunta de manera recurrente ayudará a tu mente a notar la diferencia entre necesidad y deseo y así poco a poco empezarás a gestionar tus impulsos a nivel personal y profesional.

3. Una hoja de ruta fácil de llevar a cabo

Reconoce: ¿Cuáles son las etapas del objetivo, proyecto o entregable? Al desglosarlo en pequeñas partes la procrastinación pierde poder. Ya que, al dividirlo en etapas o procesos, este proyecto, objetivo o entregable se hace más digerible, es decir, más fácil. Recuerda siempre validar el progreso de la hoja de ruta. No es solo pensar en las partes, es escribirlo, abrir una hoja de excel, listarlo en un cuaderno, en una hoja de word. Separar tu objetivo final en objetivos procesos o pasos pequeños.

4. Reconoce el propósito detrás de lo que haces

¿Cómo tu labor trasciende en la vida de otras personas? Reconoce la consecuencia de empezar hacerlo justo ahora, el beneficio que está detrás de lo que haces. No necesitas que sea un gran hito para reconoce que eso que está postergando trasciende mucho más allá de ti mismo o misma. Mereces demostrarte que eres capaz de ser la mejor versión de ti y ponerla a disposición de las personas que te rodean.

En definitiva, tomar acción hace la diferencia.

¿Quieres saber más? Accede a tu primera sesión de coaching gratuita. ¡Estaré feliz de verte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!
Abrir chat
Estamos en linea para atenderte
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?