Emociones: fuente de valiosa información

¿Qué siento? ¿Realmente entiendo, valido y acepto lo que me está pasando? 

Muchas veces pensamos que no tenemos que sentirnos tristes y que tenemos la “obligación” de ser positivos y optimistas siempre. Y es que casi nos han enseñado que no podemos sentirnos tristes o desconcertados. Entonces caemos en un círculo vicioso de sentirnos disgustados por lo que sentimos y también por sentir lo que creemos que no tenemos que sentir, nos juzgamos y nos hacemos la mochila más pesada. Un circulo vicioso que no agrega valor.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
¿Sabes? Es valioso empezar a mirar y reconocer las emociones tal y como son, no necesariamente como buenas o malas… mirarlas como son: emociones. Observa tus sensaciones físicas, reacciones, pregúntate: ¿Dónde siento la emoción?¿En qué parte del cuerpo?. Prestar atención, mirarlas y describirlas sin juicio de por medio ayuda a aceptarlas y atravesarlas.

Miremos nuestras emociones como una fuente de información valiosa
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

La emoción siempre es información sobre algo que estoy necesitando o queriendo tener como recurso. Es valioso reconocer que las emociones nos acompañan 24 de 7. Te invito a comenzar a validarlas y preguntarte, ¿Qué información me trae esta emoción?¿Qué me quiere decir? Si escuchamos nuestras emociones vamos a poderlo reconocer.

La lucha con una emoción tiende a amplificarla. Es mejor abrazarla tal y como es. Sin tratar de cambiarla.

Qué importante es trabajar en la relación con nuestras emociones. Por eso digo que un programa de coaching individual o desarrollo personal es un regalo, un valioso autoregalo. En la percepción y expresión, reconocer ¿Qué pasa a través del tiempo?, comprenderlas para luego regularlas. Regular nuestras emociones no tiene nada que ver con controlar. Está más alineado a darnos el tiempo para elegir cómo responder. Observarlas y sentirlas. Abrirnos a sentir. ¿Qué información me quiere dar?

No soy mis pensamientos, no soy mis emociones.

Es clave reconocer que nuestras emociones duran minutos. Sin embargo, nuestro sentimientos son las consolidación de una emoción. ¿Cómo lo reconozco? sintiendo.

Quiero compartir contigo una dinámica: ¿Dónde siento la emoción?

Película: Intensa-mente.

Escoge un lugar cómodo y ahora piensa en algún momento donde hayas sentido las siguientes emociones, cierra los ojos y reconocer en qué parte del cuerpo se expresa:

  1. Tristeza
  2. Enojo
  3. Miedo
  4. Felicidad

¿Qué información te trae? Presta atención plena a este proceso. También puedes realizarlo frente al espejo y ver como tus gestos cambian. ¡Conócete!

Con información podemos hacer las cosas mejor. Nadie puede gestionar lo que no conoce.

¿Qué historia nos contamos cuando sentimos? El pensamiento activa más pensamientos. Se genera esa bola de nieve que no agrega valor. Si te agrega valor todo bien, pero si no… ¿Qué puedes hacer mejor? Cuando no suelto una emoción es porque entré en el foco narrativo.

La autocompasión nos regala el ser amorosos y amables con la persona más valiosa que nos va a tocar conocer en la vida y le baja al volumen al juicio ruidoso.

Una invitación a empezar a mirar nuestras emociones como una fuente de información valiosa y trabajar en la relación con cada una de ellas.

¿Quieres saber más? te invito a acceder a tu primera sesión de coaching gratuita. ¡Estaré feliz de verte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!
Abrir chat
Estamos en linea para atenderte
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?